Exposición Azaña Intelectual y Ensayista

El Miercoles 30 de noviembre tuvo lugar en el Instituto Cervantes de Paris la Inauguración de la Exposición Azaña Intelectual y Ensayista

En la a Inauguración estuvieron presentes el Embajador de España en Francia Victorio Redondo Baldrich, Director del Instituto Cervantes de Paris, Domingo Garcia Cañedo, Consejero Cultural de la Embajada de España, Roberto Varela,el exministro y presidente del Grupo Parlamentario Socialistes i Units por Avancar y jefe de la oposicion en Cataluña ,Salvador Illa y Los comisarios de la muestra, Jesús Cañete Ochoa y Ángeles Egido León,

Manuel Azaña Díaz es una de las figuras más relevantes de la historia contemporánea de España, tan admirada como vilipendiada. Fue político, escritor y periodista, presidente del Consejo de Ministros (1931-1933) y presidente de la Segunda República (1936-1939). Tuvo un papel destacado en el Ateneo de Madrid, del que fue Secretario y Presidente. Colaboró en diferentes periódicos, dirigió la revista España y fundó La Pluma. Recibió el Premio Nacional de Literatura en 1926 por un trabajo sobre Juan Valera y fue un notable traductor del inglés y del francés.

En su dimensión política, Azaña es uno de los principales promotores de la llegada de la República en abril de 1931. Los grandes debates del periodo cuentan con su destacada, y a veces controvertida, intervención: el Estatuto de Cataluña, la Reforma Agraria, la cuestión religiosa o el voto de la mujer. No en vano, se identificó a la República con Azaña y a Azaña con la República y se le culpó del desenlace de la Guerra Civil, cuando no de su mismo comienzo.

La Exposición, fruto de la colaboración entre el Instituto Cervantes, la Dirección general de memoria democrática y AC/E, pretende proporcionar una imagen completa de Manuel Azaña, en su triple dimensión: humana, intelectual y política, subrayando, además de su labor como Ministro, Jefe del Gobierno y Presidente de la República, su condición de intelectual de prestigio, así como las duras condiciones de su exilio, que concluyó con su fallecimiento en la ciudad francesa de Montauban, donde su recuerdo sigue presente ochenta años después.

La exposición podrá visitarse hasta el 21 de enero, de martes a jueves de 10 a 18h, viernes de 10 a 16h y sábados de 10 a 14h.. instituto cervantes de París 7, rue Quentin Bauchart 75008 París


Sale de España el 5 de febrero de 1939, perseguido por agentes de Franco, de Vichy y la Gestapo. Se aloja en una casa, La Prasle, en Collonges-sous-Salève. Viaja a París y, el 27 de febrero de 1939, ya sentenciada la causa republicana por el reconocimiento de Francia y Gran Bretaña al gobierno franquista, Azaña presenta su dimisión como presidente de la República.

En octubre se traslada a Pyla-sur Mer, cerca de Burdeos. El 1 de septiembre Alemania había invadido Polonia; el 3, Francia y Gran Bretaña declaran la guerra a Alemania, mientras se publica la edición francesa de La velada en Benicarló. El 14 de junio las tropas alemanas alcanzan París y el 16, Pétain pide el armisticio. Negrín visita a Azaña para ofrecerle su traslado a Inglaterra, que rechaza.

Con Francia dividida en dos, Azaña, ya enfermo, y su esposa viajan en ambulancia hacia Périgueux. Sus perseguidores saquean la casa de Pyla-sur-Mer, roban sus papeles y apresan a Cipriano que es condenado a muerte, pena que será conmutada.

En septiembre, se instala en Montauban, cerca de Toulouse. El gobierno de Vichy impide que salga de la ciudad.

Azaña fallece en el Hôtel du Midi la noche del 3 de noviembre de 1940 y es enterrado en Montauban bajo la bandera de México, porque las autoridades francesas no permitieron la bandera republicana. La Delegación mexicana sufragó los gastos del entierro.

Última bandera

Esta bandera fue arriada por Manuel Azaña en La Vajol el 2 de febrero de 1939.

En enero de 1939, cuando parece inevitable la derrota de las fuerzas republicanas, Azaña se traslada a la frontera francesa. En La Vajol (Gerona) se arriará por última vez la bandera republicana En su larga carta-crónica a Ángel Ossorio y Gallardo habla de este emblema, tras hacer una emotiva reseña del último acto en tierra español,

«Dos días antes había recogido la bandera del batallón, que ahora, desplegada en una de las paredes de mi cuartito de trabajo, es tema de contemplación ascético-política, porque me servirá de mortaja».

La bandera se encontraba en una de las cajas que fueron secuestradas por la Gestapo y la policía española en Pyla-sur- Mer y que aparecieron en las dependencias de la policía en Madrid, en 1984.

La familia de Azaña entrega a Cultura la bandera que le acompañó durante su exilio

La bandera tricolor republicana que acompañó al presidente de la Segunda República, Manuel Azaña, en su exilio a Francia y que cubrió brevemente su féretro, 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s